logo


La eliminación de visados como política exterior

El gobierno ruso ha expresado en reiteradas oportunidades su voluntad de eliminar los visados con diferentes países y regiones del mundo. Actualmente, se encuentra en período de negociaciones la supresión de visados con la Unión Europea mientras que en América Latina son cada vez más los países que se suman a esa lista.

Rusia ha demostrado que apuesta por su apertura y su integración al mundo. Un paso muy importante en este sentido es la progresiva eliminación de visados para ingresar a su territorio. Pero claro está, que este beneficio se otorga generalmente en forma bilateral, es decir, se permite el ingreso de los ciudadanos de aquellos países que tampoco impongan limitaciones a los turistas rusos.
Para el próximo año, la mayoría de los rusos ya tendrán pasaportes biométricos con normas internacionales además de un moderno sistema de lectura de huellas digitales en todas las fronteras, garantizando la facilidad de controles a la hora de aplicar estas medidas.
América Latina, en tanto área primordial de la política exterior rusa en la actualidad, es la principal beneficiada por este proceso de apertura. Moscú ya ha firmado acuerdos de eliminación de visados con varios de los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), entre los que se encuentran Chile, Argentina, Brasil, Venezuela, Perú y Ecuador.
Según el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa, Serguéi Lavrov, se espera conseguir también, en el corto plazo, la supresión de visas con todos los países miembros de dicha Comunidad, ya que ello sería “una contribución muy importante a la mejora de nuestras relaciones, así como a la creación de unas condiciones mucho más favorables para la comunicación entre las personas y, en general, para el desarrollo de todo el espectro de las relaciones” entre Rusia y América Latina.
Moscú comenzó a tener relaciones con la CELAC, compuesta por 33 países latinoamericanos, en septiembre de 2012, en el marco del período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.
A su vez, en la reunión de jefes de gobierno de los países del Consejo Euroártico del mar de Barents, Dmitri Medvédev propuso también eliminar los visados entre los países ribereños a esa región. El primer ministro ruso sostuvo que “la simplificación del régimen de visados estimula el desarrollo del turismo, la pequeña empresa y los intercambios científicos, culturales y educativos”.
Además, destacó que hubo un gran avance en las relaciones bilaterales con Noruega a partir de la firma de un acuerdo sobre simplificación de viajes para los habitantes de territorios fronterizos en el año 2010. Este acuerdo ya permitió el cruce de la frontera a aproximadamente 120.000 rusos y noruegos este año.
Sin embargo, el más importante de estos acuerdos será el de la eliminación de los visados con la Unión Europea que ya se ha comenzado a discutir. Por proximidad geográfica e importancia económica, este paso sería sin duda ampliamente beneficioso para ambas partes. A través del avance de dichas negociaciones, se fortalecerán las relaciones entre Moscú y Bruselas, pudiendo ampliar asimismo la cooperación en materia de lucha contra el crimen organizado, el narcotráfico y la migración ilegal.
Aunque según el Jefe de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, todavía quedan algunas cuestiones técnicas por resolver en las negociaciones por la supresión del régimen de visados entre la Unión Europea y Rusia. Así lo declaró tras la cumbre celebrada a principios de este mes en la ciudad de Ekaterimburgo, donde la negociación por los visados fue tema de agenda junto con la crisis en Siria.
Por último, cabe destacar también que Rusia está evaluando también extender visados gratuitos a aquellos atletas y aficionados que viajen a Moscú para los grandes eventos deportivos que se llevarán a cabo allí, como por ejemplo el Campeonato Mundial de Atletismo al aire libre, que se celebrará el próximo agosto.